¡Vélez Campeón!

Posted by Gonzalo De Feliche on diciembre 02, 2012 with No comments
 Enorme el Fortín. Le ganó a Unión 2 a 0, y como Lanús no pudo con River, se laureó con la Primera División argentina en la decimoctava fecha. Dibujando un caminito prolijo, ordenado, desde las bases, con seriedad, proyectando, llegó a colorear su ideal con el noveno título en la historia de la institución. Se llevó el Inicial 2012 merecidamente, con muchos más altos que bajos y es el mejor del país.



 Todo comienza de arriba. Vélez es la institución modelo del territorio nacional. Desde la presidencia se baja una línea progresiva, estructurada, moderna, atenta y honorable. También se debe destacar el aporte del manager Cristian Bassedas, hombre que desde el labor exigente y el silencio es formador, planificador y ejecutor para que el club se mantenga en regla.
 Futbolísticamente el material es exquisito, pero hay sacrificio, hay trabajo y hay ganas de trabajar. Gareca, el gran líder, fogueó el semillero con la experiencia, acopló a los refuerzos y rearmó un equipo que en el comienzo parecía azorado por la pérdida de varias figuras (Ricky Álvarez, Augusto Fernández, Juan Manuel Martínez, Canteros, Ortíz, Zapata), se hablo tanto de transición del plantel y sin embargo renovó la identidad triunfadora. Llegó al club en 2009 y consiguió su tercer logro en la institución.

 En Vélez, no hay sobresalientes individuales. Lo colectivo supera todo déficit. Afianzado desde el arco, en primer momento Montoya y luego Seba Sosa, armando un escuadrón defensivo con proyección en ataque. Cubero, Tobio, Seba Domínguez y Papa salieron de memoria. El mediocampo parejo, puntual, metódico con Cerro y Cabral como ejes. El despliegue y el toque del Pocho Insúa y arriba la eficacia y la contundencia de dos atacantes completos como son Pratto y Facundo Ferreyra. También las joyitas de la casa: Peruzzi (la gran esperanza), Romero, Allione, y en menor medida Rescaldani, Sills, Brian Ferreira y demás. El 'Chucky' fue la grata sorpresa. Descendió con Banfield a mita de año, quiso quedarse en el país y hoy, el fútbol le da revancha. Es el goleador del plantel con 10 tantos.
 La identidad nunca se perdió: pelota al suelo, toque corto y despliegue, abrir las bandas, potenciar al enganche, presionar arriba, atacar y atacar sin descuidar. Y se promulugó en todas las canchas que pisó Vélez. Siempre intentó ser el protagonista.
El desarrollo del certamen siempre lo tuvo como candidato, y aunque en momentos parecía desdibujarse jamás lo tenía en mente. Newell's lo complicó, Lanús lo sorprendió en el sprint final y el Fortín nunca se desvió de su meta. Por ello es el ganador, por eso es el mejor. No solo en los puntos, si no en el terreno. Ahora, la ilusión será la Libertadores.


El triunfo ante Unión:



Salud, campeón!